CowHill1

No voy a mentir si digo que no tengo ni idea que estilo quiero abarcar o qué tipo de fotógrafo soy. Es algo que me he estado preguntando durante el último año y todavía no he encontrado respuesta. Tanto ha sido así, que llegó un punto en el que entré en cierta ansiedad por querer entrar en un nicho, que mi fotografía se resentía: dejaba de salir a hacer fotos, editarlas o compartirlas incluso. Es más, el momento previo a este blog fue un portfolio de fotografía de paisaje y de calle y posteriormente, de retrato; aún así, sentía que tenía mucho por descubrir cómo para entrar en un segmento específico ahora mismo. Qué la curva de aprendizaje era muy larga.

Y es que en general, me atrae muchos estilos de la fotografía. Pero también me gusta cantar, y sé que no se me da bien o tengo mucho margen de aprendizaje – demasiado, a todo esto -. Entonces, tras intentar desenvolverme un poco en el mundo laboral, me di cuenta que la fotografía (como cualquier tipo de arte) no se puede forzar; si se fuerza, se resiente. Tras varios intentos de crear un portfolio o de promover mi fotografía de manera incorrecta, decidí crear este blog como una manera de marcar mi progreso y compartirlo. Y además, aprender a narrar historias a la vez y así, alimento dos pájaros con un bollo. A ver, si de esta manera consigo aclararme un poco.

La fotografía no llegó a mi vida hasta hace unos cinco años. De peque tenía interés en ella, pero también pintar, esculpir, dibujar o construir maquetas… No te digo yo que soy un poco indeciso… Tras varios años decidí estudiar Realización Audiovisual en Madrid con 30 tacos y a día de hoy estoy comenzando como un chavalín de 20.

El retrato siempre me ha parecido increíble: poder captar la esencia de la persona, esa conexión entre humanos a través de una cámara y cómo se desprende esa capa de invulnerabilidad. Como una sonrisa es la mayor de las respuestas a la inseguridad. Y cómo esa sonrisa abraza el momento y se genera un vínculo muy potente durante unos minutos. Sin embargo, muchas veces pierdo esa sensación cuando quiero hacer un retrato para ganar dinero… Pierde esa humanidad y ese vínculo.

Allá en el 2014 en mi segundo viaje a Escocia, estuve trabajando como voluntario en un hostal de un pequeño pueblo en la costa oeste del país, Oban. Durante esos meses conocí mucha gente de diferentes países y vi una oportunidad única para mí. ¿Porqué no realizar una foto a cada voluntario/viajero qué conozco? Oye, estas fotos no están nada mal, ¿porqué no lo convierto en un proyecto? Tras esto, creé mi primer proyecto llamado ‘YOU’ realizando decenas de retratos a varias personas a lo largo de los meses siguientes y que me llevo a interesarme mucho por este estilo de fotografía. No es un proyecto cerrado, es más todavía he realizado alguna durante los foto años posteriores.

Tras mi estancia en Oban, me mudé a Edimburgo durante unos meses. Siempre me he sentido super agobiado cuando paso más de dos o tres días encerrado en casa y en Edimburgo, al conocer a poca gente me ocurría bastante. Siendo consciente de esto, decidí hacer un proyecto que me motivara a salir a la calle y a crear. Simplemente crear, sin ningún tipo de expectativa. Por lo que comencé con un proyecto ‘365 días y foto’. Tras dos meses, lo dejé. Me puse bastante enfermo y estuve tres días sin hacer fotos, por lo qué perdí el fuelle. Aún así, me fijé que un amplio porcentaje de las fotos que realicé eran urbanas o street y que también me gustaba fotografiar el movimiento de la calle, lo cotidiano y mundano; eventos, gente de todo tipo… y convertir todo lo estándar en una foto. Aunque, siendo introvertido, es muy complicado. Siempre pensaba que podría molestar a alguien por lo que a veces me autosaboteaba y me dedicaba más a tomar fotos del espacio que de las personas en sí. Sin embargo, conseguí a lo largo del proyecto algunas fotos de las que estaba contento.

Fotos realizadas durante mi proyecto 365 días.

Cuando vives en Escocia, la naturaleza es omnipresente y te atrapa. Las ciudades están rodeadas de parques, bosques y lagos. Poco a poco fue interesándome la fotografía de paisaje e hice mi ‘bucket list’: una lista de fotografías que me gustaría tomar durante mi vida (de esto ya hablaré en otro post creo, que me estoy alargando demasiado!), pero me las apañé para hacer mis primeros pinitos en este estilo y del que me enganché… Y lo cierto que es lo que más me llama y quizás hubiera seguido por ese camino, pero me volví a Valencia tras 7 meses viajando por la antigua Caledonia. A mi vuelta conseguí que un bar de mi barrio expusiera mis fotos sin mucho éxito pero del que aprendí mucho. Por otro lado, la fotografía de paisaje se resintió bastante ya que por aquí la naturaleza no es la misma que allí obviamente… Y la dejé bastante de lado centrándome en otros estilos.

Con todo esto cuento un poquito el motivo de este blog queriendo ir viendo por donde camino y cuál es el estilo que más me encaja y al que más partido puedo sacarle. Con el tiempo vas notando que todas las cosas requieren su tiempo y espacio, y la fotografía no iba a ser menos. En cualquier caso, bienvenidos/as.

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on print
Share on email
Share on whatsapp

Deja un comentario

Scroll Up